fbpx Cómo funciona el proceso de reunificación de familias para inmigrantes Mexicanos en Nueva York - Documented - Documented
 

Cómo funciona el proceso de reunificación de familias para inmigrantes Mexicanos en Nueva York

En el salón de iglesia del Global Christian Ministries Church en Richmond Hill, Queens, al menos 30 familias se sienten en mesas redondas, con ramos de flores y globos con la palabra “bienvenidos” en la mano. Miran atentamente hacía la puerta de entrada. Ellos esperan ansiosamente para las 4 de la tarde, una hora que marcaría el primer reencuentro con sus familiares que no han visto por décadas. 

 En otro cuarto, 30 adultos mayores con chamarras azules están esperando que sus nombres sean llamados por Aurora Morales Gil, la organizadora del evento y fundadora del Club Migrante de Chinelos de Morelos en Nueva York

“¡La familia de Juana Bustos!” dice Gil, cuando una señora mayor de edad entra al salón. Todos los ojos se fijan en ella, mientras que un hombre alegre, su hijo, Daniel Bustos, camina hacía donde ella, para abrazarla por primera vez en 20 años. 

La familia de Bustos está participando en el programa de reencuentro familiar del Club Migrante, que ayuda a inmigrantes indocumentados en Nueva York a reconectarse con sus seres queridos en México. Muchos no han visto a sus familiares por décadas, debido a su inhabilidad de salir del país. La organización ayuda a los padres mayores en México a obtener visas B1-B2 y organiza una excursión de cuatro semanas a los Estados Unidos. 

“Ya estoy aquí, gracias a dios, con mi bendita familia”, dijo Juana Bustos, 63, feliz de ver a su hijo después de 21 años separados desde que se fue de Hidalgo. Este viaje a Nueva York fue la primera vez que se subió a un avión, y que salió de México. “Me sentía con mucho miedo”, dijo. 

La familia de Bustos es una de las más de 7.500 mil familias que el Club Migrante, fundado en 2013, ha reunido a través de su programa de reunificación, desde el 2017. 

¿Qué son los programas de reunificación familiar y cómo se pueden aplicar? 

“La conexión entre los abuelos y sus nietos es muy fuerte”, dijo Morales Gil. Antes de conseguir su ciudadanía estadounidense no podía viajar a México desde que emigró a Estados Unidos en 1990. No pudo atender el funeral de su bisabuela, y otros eventos familiares. “Entiendo lo que les está pasando”, dijo. Es la razón por la que lanzó un programa de reunificación familiar, dijo. 

Estos programas son organizados por organizaciones sin fines de lucro o gobiernos de los estados de México. Ayudan a padres de inmigrantes mexicanos en los Estados Unidos, normalmente mayores de 60 años, quienes quieren aplicar para una visa B1-B2, utilizada para turismo y negocios. 

Morales Gil también es un voluntario de enlace ciudadano (CLV, por sus siglas en inglés) con la embajada estadounidense en México. Dijo que es posible ayudar a las familias con sus visas “asegurando a la embajada en México que van a regresar”. 

En el primer viaje a los Estados Unidos todos los adultos mayores viajan en grupo y visten chamarras azules. La visita es coordinada por la organización y dura un mes. 

Los solicitantes de una visa B1-B2 normalmente necesitan mostrar la intención de regresar a su país de origen, y que también tengan la solvencia económica necesaria para pagar su viaje. Las organizaciones que tienen programas de reunificación ayudan a cumplir con los dos requisitos. 

Mi Casa Es Puebla, una oficina del gobierno de Puebla en Nueva Jersey y Nueva York, y Casa Tlaxcala en Manhattan, parte del gobierno de Tlaxcala, tienen programas similares al Club Migrante Chinelos de Morelos en Nueva York. El programa de Mi Casa es Puebla ha beneficiado a 3,776 personas desde el 2016, mientras que Casa Tlaxcala ha beneficiado a 70. El consulado de México tiene una lista de otros programas basados en otros estados del país

La Red de Pueblos Trasnacionales, una organización sin fines de lucro en el Bronx, también tiene un programa para las familias para sus miembros. Según Marco Castillo, el director ejecutivo, han unido a 140 familias desde el 2008. 

Cada organización ofrece servicios diferentes. Mi Casa Es Puebla, por ejemplo, paga el boleto de avión, los gastos de viajar a la embajada estadounidense en la Ciudad de México para la entrevista consular, y el costo de la solicitud de visa. 

El Club Migrante requiere que la familia pague todos los gastos, actuando como facilitadores con la embajada. Se recomienda contactar a las organizaciones para preguntar sobre los servicios que ofrecen. 

“La embajada tiene identificado a estos grupos. Ya saben porque van con una camisa o una chamarra distintivo”, dijo Elisa Muguruza, directora de Mi Casa Es Puebla en Nueva Jersey.

¿Quién puede participar en los programas de reunificación familiar? 

Estos programas solo existen entre los Estados Unidos y México. 

Cada programa generalmente requiere que el aplicante para la visa tenga más de 60 años, no haya viajado a los Estados Unidos, y tenga un pasaporte vigente, Muguruza explica. 

Algunos de los programas requieren que el adulto mayor resida en un estado particular dentro de México. 

¿Cuánto tarda el proceso? 

El proceso puede tardar meses o años. Todo depende de la disponibilidad de citas en la embajada de Estados Unidos. Aún hay retrasos debido a la pandemia de COVID-19, Muguruza dijo. 

Agregó que durante tres años no se pudieron tramitar las visas, y que “a partir de este año, ha empezado otra vez. La organización no está aceptando nuevas solicitudes por el momento. 

¿Qué tipo de visa requiere? 

Los participantes en los programas típicamente aplican a visas B1-B2, usadas para turismo y viajes de negocios. Son vigentes por 10 años, y permiten que una persona visite a los Estados Unidos por hasta seis meses. 

Las visas tienen una tarifa de solicitud de $185, y requieren una entrevista en la embajada o consulado de Estados Unidos en México. 

¿Pueden los programas poner en riesgo a inmigrantes indocumentados? 

Todas las organizaciones con las que habló Documented coincidieron en que los programas de reunificación no ponen en peligro a los inmigrantes. “Su situación no se ve afectada de ningún modo”, afirma Morales Gil.

Bonfilia Michaca Flores con su familia, después de reunificarse. Foto de Dashiell Allen para Documented

En la iglesia en Queens, Alma Baltazar, de 33 años, de Morelos, México, espera la llegada de su madre. Han pasado 18 años sin verla. Su madre, Bonfilia Michaca Flores, fue puesta en un vuelo diferente al del resto del grupo, debido al espacio limitado. “Tu madre ha aterrizado y está de camino”, le dice Gil. 

Cuando llega, una hora más tarde, Alma la abraza. Las dos lloran. “Estoy muy emocionada, porque como mujer, cuando llegué aquí con 16 años necesitaba mucho a mi madre, pero no podía verla… sólo a través de llamadas y mensajes de texto”. Desde la noche anterior no podía dormir por la emoción, contó. 

Su madre también estaba emocionada por verla. “Es muy bonito ver a mis hijos después de tantos años”, dijo. Juntos compartieron una comida en el salón de fiestas, antes de partir en coche.

TOP STORIES

Únete a nuestra comunidad en WhatsApp
Haz preguntas y ayúdanos a reportear.
SEE MORE STORIES
info@documentedny.com
Documented Advertising
Solutions
pitches@documentedny.com