fbpx Aumento de órdenes de deportación en Estados Unidos por cambios en refugio de inmigrantes - Documented - Documented
 

Aumento de órdenes de deportación en Estados Unidos por cambios en refugio de inmigrantes

Cuando María Padilla Yasig cruzó hacia los Estados Unidos con su esposo y tres hijas, no estaba segura de dónde vivirían. Entonces, proporcionó la dirección de un amigo lejano en Nueva York a las autoridades de inmigración. Ahí debía llegarle la correspondencia para todos los trámites legales y así evitar posibles órdenes de deportación.

Han pasado más de 2 meses desde que Padilla Yasig, de 33 años, llegó por primera vez a Nueva York desde Ecuador y su familia ahora vive en un refugio, no en la dirección que proporcionó. Cambió su dirección recientemente, pero aún no sabe si la correspondencia que la alertará de comparecer ante la corte de inmigración se enviará al refugio o a la dirección de su amigo. Esto se complica aún más con la imposición de límites de días en las estadías en refugios por parte de la alcaldía de la ciudad de Nueva York,  lo que probablemente obligará a Padilla Yasig a moverse por diferentes albergues. 

La mayoría de los inmigrantes que buscan obtener un estatus legal de inmigración, incluido el asilo, deben asistir a audiencias frente a un juez de inmigración, pero la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración (EOIR, por sus siglas en inglés) solo envía notificaciones de audiencias de la corte de inmigración por correo físico. Si migrantes como Padilla Yasig no reciben la notificación de una fecha de corte de inmigración, corren el riesgo de perder su audiencia, lo que podría permitir a un juez emitirles una orden de deportación. 

Los inmigrantes se vuelven elegibles para la deportación, incluso si no estaban al tanto de la audiencia. Agrupaciones de defensa a los inmigrantes afirman que el problema se agrava debido a políticas como los límites de estadía en refugios.

En un reciente registro con Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), Padilla Yasig solicitó cambiar su dirección a la del refugio en Long Island City. Pero ahora, Padilla Yasig dijo que a algunos residentes del refugio les han informado que tendrán que abandonar la instalación en 60 días. 

Al momento de publicar este reportaje, María estaba esperando la notificación de que su familia, incluidas sus hijas de 11, 6 y 4 años, tendría que mudarse. 

“Si nos envían lejos de aquí, la dirección ya está registrada”, dijo Padilla Yasig en español. “Sacarnos del refugio es perjudicial para todos.”

Ha habido un aumento en las órdenes de deportación desde que los migrantes comenzaron a llegar en gran número al sistema de refugios de la ciudad de Nueva York el año pasado, según abogados y datos del Registro de Acceso de Registros Transaccionales de la Universidad de Syracuse (TRAC, por sus siglas en inglés).

La ausencia de vivienda estable ha llevado a muchos migrantes, como Padilla Yasig, a poner inicialmente las direcciones de otros amigos o familiares con las autoridades de inmigración. 

“Es realmente arbitrario cuándo se ejecutan las órdenes de deportación”, dijo Jodi Ziesemer, directora de la Unidad de Protección del Inmigrante en el Grupo de Asistencia Legal de Nueva York (NYLAG, por sus siglas en inglés). “Por lo tanto, las personas son realmente vulnerables.”

El número de órdenes de deportación en los tribunales de inmigración del estado de Nueva York en el año fiscal 2023 (de octubre de 2022 a septiembre de 2023) ha alcanzado el punto más alto en 25 años desde que se hizo disponible el primer registro de datos sobre órdenes de deportación a través de TRAC.

En el periodo analizado, los jueces de inmigración en Nueva York emitieron 24.200 órdenes de deportación. Anteriormente, la mayor cantidad de órdenes de expulsión fue en el periodo 2019, cuando los jueces llevaron a cabo 15.566 órdenes de deportación en los tribunales de inmigración de Nueva York durante la administración de Trump, según TRAC.

“Con tanta gente residiendo en refugios y no teniendo direcciones fijas cuando se les entregan los documentos, hay una gran brecha en la notificación de sus audiencias”, dijo Ziesemer. “La carga recae completamente en el inmigrante que no está familiarizado con nuestro sistema.”

Reglas de la ciudad pueden interferir con los avisos de la corte

En julio, el alcalde Adams anunció un límite de 60 días para residir en un albergue de la ciudad. En septiembre, ese plazo se redujo a 30 días y en octubre la medida se extendió a familias completas que residen en el sistema de albergues. Luego del plazo, según la Ciudad, los migrantes podrían regresar a la admisión y mudarse a un refugio diferente, si fuera necesario.

En respuesta, varios defensores de inmigrantes y funcionarios electos han condenado las nuevas reglas, pues  llevarían a más migrantes a dormir en la calle. Pero el gobierno de la ciudad dijo que tiene poco margen de maniobra a medida que la ciudad continúa gastando miles de millones de dólares en costos relacionados con solicitantes de asilo y ya no tiene más espacio adicional para albergar a los inmigrantes. Más de 136.000 migrantes han pasado el sistema de refugios de la ciudad desde el año pasado y más de 65.000 siguen actualmente bajo el cuidado de la ciudad, según el Ayuntamiento.

En una audiencia del Concejo Municipal sobre asistencia legal para solicitantes de asilo el 18 de octubre, la presidenta del Comité de Inmigración, la concejala Shahana Hanif, cuestionó cómo la ciudad apoyaría a los migrantes que tuvieran que abandonar los refugios y que tendrían que cambiar sus direcciones con las autoridades de inmigración.

En la reunión pública, Masha Gindler, directora ejecutiva del Centro de Asistencia para la Solicitud de Asilo, respondió que ellos ayudan a los inmigrantes con formularios de cambio de dirección y lugar y se les asesora sobre cómo ajustar su dirección en el futuro. Pero reconoció las limitaciones del correo físico.

“Si fuera posible presentar esto en línea, donde las personas puedan recibir sus notificaciones por correo electrónico, la forma en que la mayoría de nosotros tendemos a comunicarnos en estos días, muchos de estos problemas desaparecerían”, dijo Gindler en la audiencia. Agregó que el correo se guarda solo durante 30 días en los sitios de refugio de emergencia de la ciudad y que la oficina estaba buscando formas legales para garantizar que el correo federal llegará a los migrantes.

En NYLAG, la mayoría de los clientes que actualmente luchan en casos de deportación en ausencia son migrantes recién llegados, muchos de los cuales se encuentran en refugios. Una vez que un inmigrante tiene una orden de deportación en ausencia, debe demostrar que no fue su culpa directa si no recibió el aviso. Deben hacerlo dentro de un plazo fijo para reabrir su caso en la corte de inmigración.

En un informe de octubre de NYLAG y Make the Road New York, compartido con Documented, las organizaciones dijeron que entre septiembre de 2022 y septiembre de 2023, lucharon contra órdenes de deportación presentadas contra 64 clientes que se perdieron sus audiencias, principalmente en los tribunales de inmigración de la ciudad de Nueva York.

Según NYLAG y Make the Road, “errores del gobierno” y “sobreaplicación” llevaron a los inmigrantes a perder sus audiencias, lo que resultó en órdenes de deportación, dijo el informe. Incidentes como guardias que impiden que los inmigrantes ingresen al edificio para asistir a sus audiencias, EOIR y el Departamento de Seguridad Nacional emitiendo avisos de corte “defectuosos” y oficiales de ICE proporcionando “información incorrecta y confusa sobre las fechas de las audiencias”, llevaron a la emisión de órdenes de deportación.

A veces, los inmigrantes nunca fueron notificados de sus casos judiciales. “En algunos casos, el Servicio Postal de los Estados Unidos devolvió los avisos de audiencia por correo al tribunal como no entregables, sin embargo, el tribunal ordenó la remoción del demandante de todos modos”, dijo el informe.

Mientras que EOIR concedió el 88% de las solicitudes de las organizaciones legales para reabrir los casos de inmigración de sus clientes hasta el 16 de octubre, estos números solo reflejan la parte de los inmigrantes que pudieron acceder a la asistencia legal para reabrir sus casos en estos organismos. “Para las personas que intentan hacer esto por su cuenta, sin un abogado, puede ser casi imposible”, dijo Ziesemer.

El Ayuntamiento no respondió a una solicitud de comentario. Kathryn Mattingly, secretaria de prensa de EOIR, dijo que la agencia tiene varios recursos para los inmigrantes que navegan por los procedimientos judiciales. Estos incluyen “materiales de autoayuda, mesas de ayuda de la Corte de Inmigración donde los demandantes no representados pueden buscar asistencia y el Recurso en Línea de la Corte de Inmigración (ICOR), que proporciona información general sobre lo que sucederá durante las audiencias judiciales y cómo los no ciudadanos pueden prepararse para su audiencia”, dijo.

Mattingly dijo que los inmigrantes que tienen audiencias programadas en el 26 Federal Plaza “no están siendo rechazados, aunque las filas para ingresar al edificio pueden ser largas”, y los jueces de inmigración son conscientes de la situación y “permanecen atentos a ella durante las audiencias”.

Los migrantes luchan por encontrar direcciones estables y evitar órdenes de deportación

Fuera del 26 Federal Plaza el lunes, el edificio que alberga tanto las oficinas de ICE como la corte de inmigración más ocupada de Nueva York, aproximadamente 300 personas rodeaban la cuadra poco después de las 7 a.m. La mayoría llevaba impermeables y sostenía paraguas por la lluvia.

De pie en la fila de la corte de inmigración, Malena Álvarez, de 40 años, sostenía documentos que le dieron en la frontera entre EE. UU. y México que enumeraban una fecha de corte el 30 de octubre. Era la primera vez que estaba en el 26 Federal Plaza desde que llegó a Nueva York hace unos tres meses con su pareja y dos hijos. La familia vive actualmente en un refugio en Queens, una dirección que aún no se había actualizado con las autoridades de inmigración. En cambio, creía que la dirección en su archivo era la casa de un conocido con el que habían acordado inicialmente quedarse.

Pero a medida que sus planes cambiaron, su familia terminó en un refugio. Ahora, no estaba segura de si ella y su familia habían recibido correo federal en la dirección del conocido. Nadie en el refugio le había explicado cómo funcionaba el proceso de la corte, dijo. Y de pie afuera del 26 Federal Plaza, estaba nerviosa por lo que vendría dentro de la sala de audiencias. “Da miedo”, dijo Álvarez, de Ecuador. Hizo un gesto hacia los guardias que hablaban en inglés. “No entiendo lo que me dicen”.

Ahmed Abdalla Mouloud llegó a Nueva York hace aproximadamente una semana. Por ahora, Abdalla Mouloud se estaba quedando en el refugio de la calle 455 Jefferson en Bushwick, pero dijo que ya había recibido una notificación de que tendría que irse en un plazo de un mes.

“Me hace sentir frustrado, temeroso y humillado”, escribió Abdalla Mouloud, quien es del territorio en disputa del Sáhara Occidental, en un mensaje de WhatsApp sobre tener que irse del refugio de Brooklyn. También optó por dar a las autoridades de inmigración la dirección de su amigo, quien, al igual que Padilla Yasig y Álvarez, espera que le informe cuando reciba avisos de la corte de inmigración.

Also read: Cómo aplicar al TPS para venezolanos (Estatus de Protección Temporal)

TOP STORIES

Únete a nuestra comunidad en WhatsApp
Haz preguntas y ayúdanos a reportear.
SEE MORE STORIES
info@documentedny.com
Documented Advertising
Solutions
pitches@documentedny.com