fbpx Migrantes denuncian que una fábrica de ‘Grabba’ les robó sus salarios - Documented - Documented
 

Migrantes denuncian que una fábrica de ‘Grabba’ les robó sus salarios

Esta historia apareció originalmente en THE CITY.

Dos migrantes ecuatorianos, que trabajaban en una fábrica de Queens empaquetando tabaco suelto “grabba”, han presentado denuncias por robo de salarios al departamento de trabajo estatal, alegando miles de dólares en trabajo no remunerado y horas extras.

La denuncia contra HotHead Grabba LLC se produce semanas después de que mujeres en una fábrica de Brooklyn presentaran documentos contra la empresa ante el Departamento de Trabajo del Estado de Nueva York (NYSDOL, por sus siglas en inglés) y la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional federal (OSHA) alegando robo de salarios y condiciones de trabajo peligrosas, según informó anteriormente THE CITY.

En las nuevas quejas al DOL estatal, presentadas el 11 de abril, los dos trabajadores afirman que trabajaban entre 10 y 13 horas al día, siete días a la semana. Durante varias semanas en noviembre y diciembre, empacaron tabaco en tubos de plástico de cinco gramos en una línea de ensamblaje en Ozone Park. En una entrevista conjunta con THE CITY, los hombres dijeron en sus quejas que un hombre, conocido solamente como El Niño, les dijo que les pagarían $10 por hora. El salario mínimo en Nueva York en ese momento era de $15 por hora, ahora ha aumentado a $16.

Nunca les pagaron ni siquiera los $10 por hora, según la queja. En efecto, fueron pagados menos de lo que les correspondía o no fueron pagados en absoluto. 

El hermano mayor, de 34 años, recibió $1,600 por 410 horas de trabajo según sus cálculos presentados ante el estado, lo que equivale a $3.90 por hora. Su hermano de 25 años recibió $1,540 por 400 horas de trabajo.

Con horas extras, les adeudan $6,545 y $6,365 respectivamente, afirma la queja, presentada ante el estado por la organización Make the Road New York.

“Lo único que queremos es que nos paguen por nuestro trabajo”, dijo el hermano mayor sobre HotHead Grabba. Solicitaron que THE CITY retenga sus nombres. “No queremos que esto le suceda a nadie más nunca más”.

En su queja, los hombres también dicen que obtener cualquier pago fue un proceso prolongado. Los dos demandantes afirmaron que pidieron a El Niño que les paguen el salario debido, y dijeron que El niño les dijo que dejen de llamar. “Nunca volví a saber de él”, contaron. 

Los hermanos también describieron condiciones similares a un taller clandestino en la fábrica. Dijeron que se escuchaba salsa, vallenato colombiano y música en inglés en un altavoz mientras ellos clasificaban y empacaban el tabaco.

HotHead daba a los trabajadores mascarillas quirúrgicas, pero apenas ayudaban contra el olor fuerte del tabaco. Era tan intenso que tenían que ponerse servilletas dentro de las mascarillas para filtrar un poco más. El hermano menor dijo que al final del día a veces salía con las manos hinchadas y doloridas. 

Robo salario
Un trabajador muestra cómo se le hinchan las manos después de largos turnos empacando miles de tubos de tabaco suelto HotHead Grabba, 17 de abril de 2024. Crédito: Claudia Irizarry Aponte/THE CITY

El tabaco molido, dijeron, estaba “en todas partes” – dentro de sus máscaras, pegado a su ropa y flotando en el aire, lo que les provocaba náuseas y mareos, según dijeron a THE CITY.

Los hermanos dijeron que la fábrica no tiene ventanas y no está ventilada. Tampoco tiene tiene baños, lo que obliga a los trabajadores a usar el baño en un garaje cercano. En días en que el garaje estaba cerrado, los trabajadores no tenían más opción que esperar hasta llegar a casa para lavarse la cara y las manos. No han presentado quejas a OSHA.

El departamento de trabajo estatal se negó a discutir la nueva queja, citando su investigación en curso sobre HotHead Grabba.

La OSHA está investigando las afirmaciones de las mujeres de Brooklyn de experimentar mareos, desmayos y náuseas en el trabajo, previamente reportado por THE CITY.

Un mensaje enviado a la cuenta de Instagram de HotHead Grabba el lunes no recibió respuesta. El mes pasado, un mensaje de la cuenta calificó de “falsas” las acusaciones iniciales de robo de salarios de mujeres que habían trabajado en la fábrica de Brooklyn.

“¿Cómo podemos deberle miles de dólares a alguien si no ofrecemos ese tipo de ayuda aquí? es imposible”, dice el mensaje.

HotHead Grabba se registró como una empresa en Nueva York el 7 de marzo, justo después de que los inspectores de seguridad laboral visitaran la fábrica en Brooklyn y una semana después de que THE CITY expusiera por primera vez las malas condiciones en esa fábrica.

Les prometieron salario semanal

Los hermanos empezaron a trabajar en la fábrica de Ozone Park apenas tres días después de llegar a Nueva York desde Ecuador en noviembre. Un amigo les mencionó el trabajo, diciéndoles que podrían ganar entre $2,100 y $2,200 a la semana empacando tabaco.

Una vez en la fábrica, los dos comenzaron a trabajar después de que “El Niño” les explicara cómo sería su pago: $8 la hora la primera semana, y luego $10 la hora todas las semanas después, de 9 a. m. a 10 p. m. todos los días, con pagos en efectivo al final de cada semana.

Los hermanos trabajaban siete días a la semana para cumplir su cuota diaria: empacar 500 bolsas llenas de 30 tubos de tabaco “grabba” cada una. Es decir, 15,000 tubos individuales al día.

Ellos se encargaban de empacar el tabaco mientras otros dos hombres molían las hojas de tabaco que llegaban en bolsas negras de basura.

En ese momento, no sabían sobre las leyes del salario mínimo de Nueva York, pero estaban satisfechos con lo que les prometían, en comparación con lo que ganaban en Ecuador.

No recibieron su primer pago hasta la tercera semana, $520 y $480 respectivamente, después de trabajar 190 horas. “El Niño nos dijo que no podían pagarnos la cantidad completa porque los negocios no iban bien, pero que lo harían más adelante”, dijo el hermano menor.

Cada uno recibió dos pagos más antes de renunciar el 18 de diciembre de 2023, según sus quejas.

“Hubo un punto en que ni siquiera podíamos pagar el autobús para ir a trabajar”, dijo el hermano mayor. “Por eso decidimos renunciar”.

Un familiar les prestó dinero para cubrir su alquiler, una deuda que aún están pagando. Continuaron llamando y enviando mensajes a El Niño para pedir su dinero, pero él les dijo que dejaran de molestarlo.

Ahora trabajan como jornaleros en construcción, aunque dicen que es difícil encontrar trabajo debido al mal tiempo y la competencia en el mercado. Solo se dieron cuenta de cuánto les debían en febrero, durante un taller de derechos laborales.

El hermano menor espera que HotHead deje de engañar a otros trabajadores y les pague lo que les corresponde. “Estamos enojados y nos sentimos estafados”, dijo. “Queremos que HotHead reflexione sobre lo que han hecho con nuestro dinero y que dejen de aprovecharse de los trabajadores y de los inmigrantes indocumentados”. 

También lee: Trabajar sin papeles como indocumentado en Estados Unidos

Este artículo fue traducido por Rommel Ojeda.

TOP STORIES

Únete a nuestra comunidad en WhatsApp
Haz preguntas y ayúdanos a reportear.
SEE MORE STORIES
info@documentedny.com
Documented Advertising
Solutions
pitches@documentedny.com