fbpx Un hombre de Brooklyn está dirigiéndose a migrantes recién llegados. Ellos dicen que les está quitando sus salarios. - Documented - Documented
 

Un hombre de Brooklyn está dirigiéndose a migrantes recién llegados. Ellos dicen que les está quitando sus salarios.

Francisco Giron ha sido acusado de robar salarios de trabajadores durante casi una década. Más de una docena de migrantes que llegaron recientemente a Nueva York le dijeron a Documented que les debe dinero.

Desde afuera, la pequeña casa de dos pisos que se encontraba en una calle tranquila en la frontera de Gravesend y Sheepshead Bay, en Brooklyn, parecía desierta.

Pero desde la acera, los sonidos de taladros y martillos golpeando resonaban en el interior. Cuando un trabajador abrió la puerta, aparecieron más de media docena de hombres migrantes. La mayoría eran de Ecuador y estaban vestidos con botas de trabajo y tenían pintura salpicada en sus pantalones. Dijeron que trabajaban días de 8 horas, a veces más, en espacios reducidos sin ningún equipo de seguridad.

A pesar de las dos órdenes de cese de trabajo pegadas en la puerta principal de la casa, su trabajo continuó sin ser molestado. Emitidas por el Departamento de Edificios de Nueva York, una de las órdenes de cese de trabajo instruía que toda la construcción en el lugar se detuviera hasta que se adquirieran los permisos adecuados y se pagara una multa de $6,000.

Casi todos los trabajadores habían llegado a Nueva York en los últimos años o meses. y aún no tenían autorización de trabajo. A pesar de ello, seguían trabajando.

“Sabemos que el trabajo no está con permiso”, dijo un trabajador, que habló bajo condición de anonimato, ese día. “Pero por la necesidad, nos quedamos”.

Varios de los migrantes en la casa dijeron que habían pasado días trabajando sin recibir su salario completo. Y todos los trabajadores entrevistados allí dijeron que inicialmente fueron atraídos con la promesa de trabajo estable por un hombre: Francisco Giron.

A pesar de las órdenes de cese de trabajo, los hombres ese día dijeron que Giron les advirtió que estuvieran atentos a las personas que podrían verlos trabajar. Un trabajador recordó que Giron les dijo: “Saben que el trabajo está sin permisos, entonces siempre tener las puertas cerradas y mucho cuidado, no abriera a nadie”.

Giron parece operar como contratista de construcción, aunque niega serlo.  Trabajadores anteriormente contratados por Giron lo describen como un intermediario laboral, que proporciona mano de obra barata para sitios de construcción. Los migrantes le dijeron a Documented que se enteraron de él a través del boca a boca, con su número compartido ampliamente en WhatsApp entre las comunidades ecuatorianas y venezolanas de recién llegados. Según más de una docena de migrantes que hablaron con Documented y trabajaron con Giron en varios puntos desde el año pasado, los reclutaba para trabajar en proyectos de construcción principalmente en Brooklyn. Pero en cuestión de semanas, Giron acabaría debiéndoles desde cientos hasta más de mil dólares en salarios.

Los registros estatales muestran que el patrón de presunto robo de salarios de Giron ha existido durante casi una década, ya que varios ex trabajadores lo han acusado de robar sus salarios, y Giron y las compañías asociadas con su nombre deben decenas de miles de dólares a los trabajadores y al estado desde tan atrás como 2015.

Una investigación del Departamento de Trabajo del Estado de Nueva York (DOL) en 2017 encontró que una empresa conectada con Giron, 4 Giron Construction Inc., robó más de $5,800 en salarios a tres trabajadores en 2015 y 2016. Con intereses devengados, daños liquidados y multas civiles, el DOL ordenó a Giron pagar más de $22,600. Según el DOL, Giron no ha pagado.

Otra investigación del DOL en 2018 encontró que Giron y 4 Giron Construction Inc. robaron $4,900 en salarios a un trabajador en 2015, según registros estatales. Teniendo en cuenta los intereses devengados, los daños liquidados y las multas civiles del caso, Giron aún debe más de $22,800 en ese caso, según la agencia.

En respuesta a una consulta de Documented, el DOL declaró que ha “contactado proactivamente [a Giron] varias veces pero no ha sido receptivo. El representante del empleador no se ha comunicado con NYSDOL desde 2022”. También dijeron que actualmente tienen dos fallos pendientes contra Giron.

Según varias entrevistas con trabajadores actuales y anteriores, Giron garantizaba a los migrantes que les pagaría de $100 a $180 por día, la mayoría en efectivo. Los hacía pintar edificios, montar andamios y  hacer los pisos de las casas, entre otros trabajos. Pero cuando llegaba el final de la semana, Giron a menudo no daba el salario completo, pagándole solo parte de la semana a los trabajadores. La siguiente semana, usualmente les pagaba incluso menos.

A medida que pasaban las semanas, surgió un patrón claro: menos y menos pago, a pesar de trabajar una semana completa. Los trabajadores dijeron que Giron les pagaba en su mayoría en efectivo, no les daba talones de pago y nunca les pedía autorización de trabajo o prueba de la finalización del curso de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA). Según los trabajadores, Giron no proporcionaba equipo de seguridad como arneses, cascos y máscaras filtradas.

Las denuncias de los trabajadores apuntan a violaciones claras en la ley federal de inmigración, que establece que los empleadores solo deben contratar a aquellos que tengan autorización oficial de trabajo en EE. UU. Según el Código Laboral de Nueva York, los empleadores también están obligados a proporcionar a sus trabajadores que participen en la construcción condiciones de trabajo seguras y equipo de protección personal.

Cuando los migrantes trabajaban días más largos o en días festivos, Giron no les pagaba horas extras, afirmaronvarios trabajadores. Los salarios que se les debían seguían acumulándose, al igual que las excusas de Giron sobre por qué no les había pagado, dijeron los migrantes. 

Algunos trabajadores dijeron que Giron eventualmente le pagó en su totalidad, pero en incrementos — semanas o meses después de que se les debieran sus salarios, y después de que una reportera de Documented comenzó a contactarlos.

Aún así, para varios trabajadores han pasado meses desde que dejaron de trabajar con Giron, y todavía se les deben cientos o más de mil dólares, según dijeron varios migrantes a Documented.

“Nunca premeditámos de que de pronto era una jugada de él que estaba haciendo,” dijo Manuel Agurto, un migrante que trabajó para Giron durante aproximadamente tres meses, intermitentemente, en el otoño y el verano de 2023 en una casa y dos escuelas en Brooklyn.

Un patrón documentado de salarios robados

Giron, y entidades vinculadas a él, deben aproximadamente $121,700 a tres agencias estatales diferentes por una mezcla de robo de salarios, multas adicionales, intereses y daños, y por no pagar seguro o reclamaciones de compensación laboral de los trabajadores, según un número de registros del DOL, la Junta de Compensación Laboral del Estado de Nueva York y el Fondo de Seguros del Estado de Nueva York.

Órdenes de cese de trabajo pegadas en la puerta de la casa en Brooklyn, donde Giron reclutaba a migrantes para venir a trabajar. Atrás de la puerta, varios migrantes seguían trabajando en la construcción de la casa. Foto: Giulia McDonnell Nieto del Rio para Documented

Giron parece haberse afianzado en comunidades de recién llegados que están decididos a encontrar trabajo sin importar las circunstancias. Aproximadamente 190,000 migrantes llegaron aquí en los últimos dos años, y para muchos asegurar trabajo ha sido una prioridad principal, y también uno de los esfuerzos más desafiantes, especialmente con largas esperas para obtener autorización de trabajo.

A pesar de estas crecientes sentencias de varias agencias estatales, Giron continuó reclutando trabajadores para sitios de construcción y presuntamente pagándoles menos, años después de que agencias como el DOL y la Junta de Compensación Laboral concluyeran que Giron debía decenas de miles de dólares.

Expertos en derecho laboral dijeron a Documented que a menudo ven este tipo de inacción por parte del DOL después de que una investigación o sentencia concluye. “El Departamento de Trabajo carece de los recursos que necesita para procesar casos de robo de salarios de manera exhaustiva y oportuna”, dijo Richard Blum, abogado del personal de la Unidad de Derecho Laboral de la Sociedad de Asistencia Legal. “Y los trabajadores carecen de las herramientas necesarias para evitar que los ladrones de salarios transfieran y oculten sus activos mientras las investigaciones lentas están en curso.”

Mel González, director de proyecto del Proyecto de Ley Laboral de NYLAG, dijo que tiene casos en los que el DOL ha ordenado a un empleador que pague a su cliente, pero no se toman más medidas contra el individuo. A veces, las agencias como el DOL no pueden localizar una cuenta bancaria o tienen problemas para contactar al individuo directamente porque no contestan el teléfono, dijo González.

“Entonces lo que parecía una victoria para nosotros, no tiene sentido”, dijo González. “Puedo decirles a mis clientes, ‘Oye, ganamos el caso. Deben esta cantidad de dinero. Pero realmente no sabemos cómo cobrar'”.

Giron no solo ha evitado repercusiones serias de agencias como el DOL, sino que también ha seguido pasando desapercibido por agentes judiciales l. Un portavoz de la Fiscalía del Distrito de Brooklyn dijo que su oficina no ha recibido quejas ni referencias sobre Giron o sus entidades relacionadas. La Oficina del Fiscal General del Estado de Nueva York tampoco tiene quejas relacionadas con él, dijo un portavoz.

Para investigar y enjuiciar la corrupción en la industria de la construcción, el año pasado, el Fiscal del Distrito de Manhattan anunció la expansión de la unidad de la Fuerza de Tareas contra el Fraude en la Construcción. En Brooklyn, la Oficina del Fiscal del Distrito tiene una Unidad de Delitos de Construcción y Fraude Laboral que maneja casos de robo de salarios, según afirmó Oren Yaniv, portavoz de la oficina. La mayoría de los casos involucran a trabajadores de la construcción, y la oficina procesa cuando hay evidencia de conducta criminal, enfocándose en “responsabilizar a los infractores”, dijo Yaniv.

 Las organizaciones de derechos de los trabajadores están lanzando la alarma sobre el aumento del robo de salarios entre los inmigrantes neoyorquinos. Ligia Guallpa, directora ejecutiva del Proyecto Justicia Laboral (WJP), dijo que su organización ha estado luchando para abordar la afluencia de casos de robo de salarios que han llegado a su oficina. Muchos de los nuevos casos han sido solicitantes de asilo.

“Por lo general, tenemos de 10 a 20 trabajadores que vienen a nuestra oficina al mes, pero solo el mes pasado recibimos 60 casos de robo de salarios”, dijo Guallpa. “La mayoría son en la industria de la construcción y casi el 70 por ciento son inmigrantes recién llegados que han llegado [a Nueva York] hace un año o menos”.

Según Guallpa, empleadores como Giron no son poco comunes en la industria de la construcción residencial.

Los migrantes empleados por Giron dijeron que a veces trabajaban en andamios, pero que Giron no les daba equipo de seguridad. Foto: Cortesía de Manuel Santiago Rengifo Pinargote

“La construcción residencial se considera construcción de gama baja, lo que significa cualquier sitio que tenga 10 pisos o menos”, dijo. “Hay menos supervisión y menos prioridad. La mayor parte del trabajo se realiza sin permisos o los sitios están lejos del centro de la ciudad, por lo que muchos de los contratistas en esos sitios de gama baja suelen ser empleadores más abusivos y explotadores”.

Cuando Documented pidió un comentario sobre los decenas de miles de dólares que Giron debía a varias agencias estatales, Giron dijo en una entrevista telefónica en marzo en español que el seguro estaba “investigando” la situación y que estaba buscando asesoramiento legal.

Giron mantuvo que no estaba al tanto de los decenas de miles que debía al DOL hasta que se lo mencionamos. Pero Giron sabía que no había pagado los juicios de compensación laboral de los trabajadores en su contra, dijo. “Si usted me presta [dinero]”, nos dijo, “lo hago.”

 “Si me prestas [dinero]”, nos dijo, “lo haré”.

Además de la gran cantidad de juicios en su contra por varias agencias estatales, Giron también tiene dos demandas en su contra y contra la empresa vinculada a su nombre, 4 Giron Construction Inc., ambas presentadas en 2022. En ambos casos, los demandantes alegan que Giron no pagó a los trabajadores —cinco trabajadores en un caso y dos en el otro— por semanas de trabajo, incluidas horas extras, según las quejas.

En los dos casos, los demandantes presentaron solicitudes de fallos por defecto contra Giron o 4 Giron Construction Inc., según documentos judiciales. La moción aún está pendiente en uno de los casos. En abril, el tribunal concedió un fallo en contra de Giron en el otro caso, ordenándole pagar más de $70,600 en total a los cinco demandantes.

Los registros muestran que Giron no ha aparecido en la corte para ninguno de los casos. 

Giron se negó a comentar sobre los detalles de los casos judiciales, pero dijo que le habían aconsejado que no se presentara en el tribunal para los casos.. Dijo que su abogado se ocuparía de las preguntas sobre el caso judicial, pero luego se negó a proporcionar a Documented información adicional sobre su abogado. No se menciona ningún abogado para él en los casos civiles en su contra.

“No sé qué es lo que van a arreglar, no sé, y no me interesa por ahora”, dijo Giron sobre los casos judiciales.

Agurto, quien llegó a Nueva York desde Ecuador con su familia a principios de junio de 2023, dice que Giron todavía le debe alrededor de $1,900 a la tarifa acordada de $120 al día y pago por horas extras. Giron anteriormente le debía más, dijo Agurto, pero comenzó a pagarle después de que Documented comenzó a entrevistar a Agurto y otros trabajadores.

La esposa de Agurto, Felisa Moreira, y su hermano, Ivan Moreira, también vinieron a trabajar para Giron. Felisa solo trabajó tres días con Giron, pero Giron nunca le pagó por esos días, dijo, y su hermano Iván dijo que Giron todavía le debe alrededor de $800 en salarios. En ese momento, ninguno de los miembros de la familia tenía autorización de trabajo. En la ciudad de Nueva York, la familia pensaba que “te sacas la madre trabajando, pero te pagan bien”, dijo Felisa en español durante una entrevista reciente en el apartamento del Bronx que comparte con Agurto. “Pero no es así”, agregó. “Del migrante, siempre quieren abusar”.

“La desesperación invade”

A pesar de que Giron presuntamente ya le debía dinero a Agurto y al resto de su familia después de su primera semana de trabajo, Agurto decidió continuar trabajando para Giron. Al menos estaba ganando algunos cientos de dólares aquí y allá, en lugar de no tener trabajo en absoluto, después de meses sin empleo, dijo Agurto. “La desesperación invade”, dijo en español. “Siempre escuchamos que aquí el trabajo siempre era primordial, nunca imaginamos de que también había que tener cuidado con la gente”.

Varios trabajadores dijeron que decidieron seguir trabajando bajo Giron incluso mientras los salarios que se les debían se acumulaban, en gran parte porque otras opciones parecían escasas, y por temor a no obtener nunca los salarios que se les debían.

“Si es que me voy, ese dinero ya está perdido entonces. Pienso que por eso todos seguimos aquí”, dijo un migrante de Ecuador en una entrevista de febrero, mientras aún trabajaba para Giron en la casa en Brooklyn, ya que la casa tenía órdenes de suspensión del trabajo pegadas en la puerta. El trabajador habló bajo condición de anonimato y dijo que se le debía parte de su salario. “A nadie nos gusta trabajar, con esa duda, es decir: ¿Me pagará [Giron]? ¿No me pagará? Es feo trabajar así”.

Manuel Santiago Rengifo Pinargote, un migrante ecuatoriano recién llegado, dijo que Giron, quien era su patrón, no daba equipo de seguridad a los trabajadores de la construcción como él. Foto: Cortesía de Manuel Santiago Rengifo Pinargote

Muchos de los trabajadores que hablaron con Documented dijeron que al principio intentaron darle a Giron el beneficio de la duda, esperando que eventualmente cumpliera con lo que les debía. Pero a medida que pasaba el tiempo, un trabajador de Guatemala, que habló bajo condición de anonimato, dijo que se dio cuenta de algo sobre Giron: “No es casualidad que se atrasó [en los pagos], sino que él, así vive”.

En la entrevista con Documented, Giron reconoció que todavía no había pagado a Agurto, Felisa e Ivan todos sus salarios no pagados. “A ellos tres les debo”, dijo Giron. Los trabajadores podrían visitar la oficina de su abogado, firmar papeles y “recoger su cheque”, dijo Giron. Pero Giron nuevamente se negó a decir quién era su abogado o dar información adicional sobre este acuerdo.

Insistió en que había pagado a varios otros trabajadores con los que Documented habló, y que tenía “pruebas” de sus pagos. Cuando Documented solicitó ver evidencia de esos pagos, Giron se negó.

Giron confirmó que paga a los trabajadores en efectivo y que no les da recibos de sueldo. Reconoció que no solicitaba autorización de trabajo ni prueba de finalización de cursos de OSHA. “Yo no soy inmigración, ni tampoco soy la policía”, dijo Giron. “¿Por qué tendría que pedirles [a los trabajadores] papeles, por qué?”

Negó que aquellos a quienes empleaba trabajaran horas extras y dijo que siempre les decía a los trabajadores que era opcional trabajar los fines de semana, pero que les decía a los trabajadores que era un “día regular” para él. Giron dijo que siempre proporcionaba el equipo de seguridad que los trabajadores necesitaban, como cascos, guantes y gafas. Aun así, Giron afirmó que no era un contratista y que no reclutaba personas para trabajar para él, a pesar de que más de una docena de migrantes describieron su trabajo como el de un contratista. Giron se describió a sí mismo como “un simple trabajador común y corriente, como miles que hay aquí en Nueva York”.

“Yo solo el fuente del dinero entre el dueño y el trabajador”, insistió Giron.

Giron afirmó a lo largo de la entrevista que solo estaba tratando de ayudar a los trabajadores a encontrar empleo y que no tenía “porque robarle” dinero a nadie. A veces, dijo, los propietarios de las casas en las que trabajaba no le pagaban completamente, y el trabajo no salía como estaba planeado, así que a veces se quedaba corto en los salarios para los trabajadores. “Si no se las he devuelto [su plata], es porque no la he tenido. Es porque me fue mal. No a todo el mundo le va bien”, dijo Giron.

Giron lamentó cómo lo estaban retratando los trabajadores que hablaron con Documented. “Siempre, el malo es el patrón”, dijo Giron. “Yo soy muy bueno a comparación de demasiados patrones”.

Los trabajadores se defienden

Salvador Lister Alava Loor supo de Giron como tantos otros: a través del boca a boca, intercambiando mensajes de WhatsApp con otros ecuatorianos. “¿Quiere trabajar?” Giron le dijo a Loor en un mensaje de voz de diciembre en español, compartido con Documented. “Véngase para acá, llamele a otros muchachos que se vengan. Venganse de una sola vez, vamos a trabajar ahora”.

Salvador Lister Alava Loor (izquierda), un migrante ecuatoriano recién llegado, dijo que Giron todavía le debe alrededor de 1.200 dólares. Manuel Santiago Rengifo Pinargote (derecha), también de Ecuador, trabajó con Loor en la construcción de la casa en Brooklyn. Ambos dijeron que Giron los contrató. Foto: Giulia McDonnell Nieto del Rio para Documented

Loor, de 25 años, trabajó para Giron durante unos 15 días, pero solo le pagaron unos pocos cientos de dólares, dijo. Giron todavía le debe alrededor de $1,200 en salarios, sin incluir horas extras y días festivos en los que trabajó, dijo Loor, aunque dejó de trabajar para Giron a principios de enero.

“El se pasaba todo el día con nosotros ahí mandándonos, explotándonos”, dijo Loor en español. “Nos despreciona en el trabajo. Nos dice que nos va a pagar hoy día, y nada. Nos hace esperar tres semanas, y nada”.

Giron reconoció que le debe $1,200 a Loor. Alega que Loor comenzó a enviarle amenazas por mensajes de texto pidiendo su dinero. Ahora, Loor tendría que pasar por el abogado de Giron para recibir el dinero, dijo Giron. Cuando se le pidió una prueba, Giron se negó a proporcionar cualquier evidencia de las amenazas o el nombre de su abogado.

En La Sociedad de Ayuda Legal, los expertos enfatizan que independientemente del estatus de autorización de trabajo de alguien, los trabajadores tienen derecho al salario mínimo, horas extras y avisos en cada período de pago que indiquen cuáles son sus salarios, dijo Elizabeth Saylor, directora de la unidad de derecho laboral de la grupo a nivel de la ciudad. Pero incluso para aquellos inmigrantes que saben cuáles son sus derechos, hay una serie de otras preocupaciones.

“Vives de cheque en cheque, y estás en una posición muy vulnerable en la que quieres poder comprar alimentos para tu familia, pagar el alquiler, salir del refugio. Y por eso tienes miedo de hablar y presentarte”, dijo Saylor. “Creo que la industria de la construcción probablemente sea más difícil en parte porque si estás yendo de un lugar a otro, es más difícil determinar para quién trabajas, o cuál es la empresa principal”.

Varios trabajadores estaban nerviosos por hablar con los reporteros de Documented por temor a represalias. Otros que estaban empleados por Giron se han estado organizando, tratando de encontrar más información sobre él y recuperar lo que dicen son salarios robados, creando un grupo de WhatsApp llamado “Demanda Francisco”.

Algunos trabajadores dijeron en el grupo, y en varias entrevistas, que buscaron ayuda de la policía, solo para ser rechazados. Otros dicen que intentaron enfrentarse personalmente a Giron, pero que él ha seguido evitándolos.

Incluso si los trabajadores pudieran presentar con éxito una reclamación ante el DOL y recuperar los salarios atrasados, la agencia tiene un mal historial en la recuperación de salarios robados. Hasta ahora, Giron ha evitado pagarle al DOL cualquiera de los fondos que actualmente debe. Guallpa, del Proyecto Justicia Laboral, dijo que para prevenir el robo de salarios a largo plazo, las agencias estatales y municipales necesitan analizar la situación con un enfoque multinivel.

“Debe haber una aplicación más agresiva y un modelo de co-aplicación en el que estas agencias trabajen de la mano con organizaciones comunitarias que están haciendo la admisión y construyendo la relación de confianza con los trabajadores para que se presenten”, dijo.

Giron es consciente de que los trabajadores lo han estado buscando y de que han formado un grupo de WhatsApp, pero desestimó estas acciones, diciendo en la entrevista que solo estaban tratando de sacarle dinero.

“Esta gente, no por 100, 200 pesos, quizás, hacen cualquier cosa”, dijo Giron.

Loor le dijo a Documented que desde enero ha estado esperando a que Giron le pague sus salarios atrasados. Mientras tanto, Loor se mudó a Florida, donde espera encontrar trabajo, pero no ha olvidado a Giron ni el dinero que dice que Giron le debe. A principios de febrero, Loor hizo varios intentos fallidos para recuperar su dinero, llamando y enviando mensajes de texto a Giron, mensajes que Loor compartió con Documented. “Oiga”, escribió Loor en español por WhatsApp a Giron. “Pagenos, Dom Francisco”.

Giron respondió de inmediato, diciendo que no tenía el dinero. “¿K [Qué] quiere k [que] le diga?”, dijo.

Traducida por Rommel H. Ojeda


Si sospechas que tus salarios han sido robados como trabajador, lee esta guía de recursos de Documented sobre agencias y organizaciones que pueden ayudar.

TOP STORIES

Únete a nuestra comunidad en WhatsApp
Haz preguntas y ayúdanos a reportear.
SEE MORE STORIES
info@documentedny.com
Documented Advertising
Solutions
pitches@documentedny.com