fbpx ¿Por qué los latinos de Nueva York fueron los más afectados por el coronavirus?Documented
 

¿Por qué los latinos de Nueva York fueron los más afectados por el coronavirus?

El hacinamiento en los hogares, la inseguridad alimentaria, la falta de acceso a servicios públicos y trabajo en sectores afectados por la pandemia hizo más difícil para los latinos de Nueva York capear la crisis del coronavirus.

Read this story in English.

Es lunes por la tarde y los niños de Karen Salgado juegan mientras ella habla por teléfono. Como muchos en Nueva York, han tenido que encontrar tiempo para relajarse en el mismo apartamento en el que viven en Jamaica, Queens. “Les gusta brincar en la cama”, dice Salgado, de 44 años. Pero para la limpiadora doméstica nacida en Honduras, esa alegría ha sido más difícil de conseguir en los últimos meses. 

Desempleada desde la primera semana de abril, está atrasada en la renta y debe unos 1.000 dólares. “La hemos pasado muy mal. Necesitamos dinero para poder seguir adelante y pagar la renta, la luz y el gas”.

Salgado es uno de los muchos inmigrantes latinos afectados por la pandemia. De hecho, son el grupo más afectado por el desempleo y representan el 33% de las muertes por COVID-19, aunque son solo el 29% de la población. 

Inseguridad alimentaria y hogares hacinados

Era mediados de marzo y MASA, una organización comunitaria del sur del Bronx que trabaja con comunidades en su mayoría mexicanas, tenía una reunión sobre el posible cierre de una escuela local, a la que asistían los hijos de muchos de sus miembros. Aunque Aracelis Lucero, la directora ejecutiva de la organización, sabía que el cierre era inevitable, no esperaba que el anuncio llegaría al día siguiente. Ahí comenzaron a llegar los primeros llamados. 

“Fue entonces cuando realmente nos golpeó”, dice Lucero, quien agrega que la inseguridad alimentaria era la principal preocupación de los miembros, muchos de los cuales viven de sueldos ganados al día.

Indocumentados y residentes sin permanencia no califican ni para cupones de ayudas gubernamentales en la compra de alimentos (SNAP) ni para beneficios como el seguro de desempleo y Medicaid. Por esto, MASA ha trabajado para alimentar a más de 300 familias por semana a través de la entrega de alimentos para cocinar en casa y comida caliente.  

Otra ayuda en alimentos la dirige la asambleísta local de NY Catalina Cruz, cuya iniciativa funciona seis días a la semana. Según cuenta, la inseguridad alimentaria, la falta de atención médica y el desempleo son las principales preocupaciones de la gente que ella representa en Elmhurst, Jackson Heights y Corona, tres de los barrios más devastados. En esta zona, Cruz estima que un 40% no puede acceder a ayudas. 

Debido a que sus hijos de 7 y 13 años nacieron en EE.UU., Salgado califica para recibir SNAP. Ellos rentan un cuarto cerca del Jamaica Hospital Center. En las otras habitaciones viven su hermana con su hijo, una sobrina con su hijo y un primo que trabaja en la construcción. 

Sectores de trabajo apaleados

Pero incluso antes de que comenzara la pandemia, el negocio no iba tan bien. Salgado dice que ganaba $250 dólares a la semana por los trabajos de limpieza, con los que luego pagaba $600 al mes de arriendo, servicios, alimentos y otros gastos. 

Trabajos en sectores afectados y expuestos a la pandemia, además de la necesidad sistemática de ayudas gubernamentales crearon “una tormenta perfecta para los trabajadores inmigrantes”, dice Eli Dvorkin, director de políticas del Centro para un Futuro Urbano, que publicó un informe junto con la Coalición de Inmigración de Nueva York sobre el impacto desproporcionado de la pandemia en los inmigrantes indocumentados de la ciudad.

Por su parte, el 88% de los encuestados por un estudio de Se Hace Camino Nueva York, una ONG que trabaja con comunidades inmigrantes, indica que perdió su trabajo debido a la pandemia. Además, un informe del Centro de Asuntos de Nueva York de la New School estima que 192.000 trabajadores indocumentados perdieron sus empleos y que la comunidad latina de la ciudad es la más afectada.

Falta de acceso a la asistencia pública y barreras lingüísticas

Salgado emigró a la ciudad de Nueva York hace unos 17 años desde Honduras para mejorar su situación económica. Pero por ahora sigue sin trabajo. Y aunque se beneficia del programa SNAP, sigue sin tener derecho a Medicaid y generalmente paga una cuota única de consulta de $15 dólares en una clínica local. Al momento de escribir este artículo no se había hecho la prueba de COVID-19, desanimada por las largas filas en el recinto. 

Según un informe de 2017 de la Ciudad de Nueva York, solo los mexicanos tienen seis veces más de probabilidades de no tener seguro si se compara con otros latinos. De hecho, más de la mitad de la población mexicana de la ciudad carece de acceso a un seguro médico. Lucero dice que estas cifras son generosas, dado que entre hasta el 90% de los miembros adultos de MASA, que en su mayoría son mexicanos, no tienen cobertura médica.  

SOMOS Community Care, una red sin fines de lucro que atiende a cerca de 800.000 inmigrantes, ha realizado más de 140.000 pruebas de COVID-19.  “Somos los médicos de la comunidad y del barrio”, dice Dr. Ramón Tallaj, presidente de la junta directiva de la organización. El médico explica que la confianza con la comunidad se explica por tener un pasado similar: “La comunidad sabe que somos inmigrantes como ellos y que hablamos el mismo idioma”.  

Para Dvorkin, las barreras lingüísticas de hablantes de lenguas indígenas en la comunidad latina de NYC y los años de desconfianza en el gobierno, acelerados por las políticas anti-inmigrantes surgidas durante la actual administración Trump, también dificultaron el acceso a la ayuda y la difusión de información entre la comunidad latina. 

“Hubo días en los que fue muy agotador porque hay personas por las que no puedes hacer nada, aunque sabes que necesitan ayuda, porque no tenían estatus o porque estaban aquí solos sin familia”, dice la asambleísta Cruz. “Tenemos que intervenir para cuidar de nuestra comunidad. Entendemos que hay una gran urgencia en este momento”, agrega Aracelis Lucero.

SEE MORE STORIES
Early Arrival Newsletter
Receive a roundup of all immigration news, and the latest policy news, in New York, nationwide, and from Washington, in your inbox 3x per week.
info@documentedny.com
pitches@documentedny.com